miércoles, 18 de marzo de 2009

Olores y miradas


Se llenan los ojos de verde en la primavera que se adelanta por los montes de Málaga; pinos, tomillo, romero, mil colores en flores visitadas por mariposas limoneras y alguna que otra amarilla y roja, prima hermana de la que, hace tiempo, se posó en la espalda del hombre solo en pleno vuelo cogida y permanecerá ahí para siempre. La naturaleza revienta en alegría y se oyen caer las aguas en la cueva encontrada camino al Lagar de Torrijos, fresco y amable camino en sana compañia, hablando de amores, soledades, alegrías y desencuentros, la vida a flor de piel entre todo un renacer de nueva etapa y risas de niños que a lo lejos terminan de devorar el arroz caldoso que inunda de olores el camino.

Málaga tiene muchas cosas y la principal es la luz que recordó Picasso para siempre, ese color que da el cielo e impregna la vida de una ciudad que palpita allá abajo, en la hermosa bahía que se divisa desde estos montes; encontramos la última venta del camino y allí regamos el mediodía con migas, buen vino y el plato típico de los montes, buen lomo de orza, chorizo y morcilla fritos, un par de huevos que acompañan y patatas, un homenaje al colesterol que hemos de abandonar bajando al lagar, acompañados por el aletear de inquietas mariposas que, según cuentan, nos anuncian la pasarnos y tocarnos la buena fortuna que depara el destino para los caminantes.
Un día pleno de hermosura donde el hombre solo descubre el olfato, poco a poco va recuperando la normalidad tras una dura intervención que devuelve el ser a este hombre que no respiraba por la nariz y había perdido la capacidad de oler, solo recordaba los olores en la memoria y con ellos construía un mundo de vivencias tenidas y de amores a lo tenido en el recuerdo.
La bajada a la ciudad plantea el disfrute de un helado argentino magnífico, manjar exquisito al que invito desde aquí a Fabi, quiero su diagnóstico como buena entendida la supongo de las maravillas italianas, nunca olvidare las especialidades del Tartufo, justo en la esquina de Piazza Navona, la lado de una casa de la que se dice era lupanar eclesiástico... malas lenguas que tiene la historia. Espero la visita de la amiga romana para que pruebe un buen "pajarete", el vino malagueño mezcla de dulce y seco que quita el sentido y poder visitar esta heladería argentina de la que hablo, para pelear entre helados y gustos, sabias disputas gastronómicas que espero.
Los días pasan en rehabilitación, cariños de amigos y amigos llenos de cariño que me colman el alma y reactivan mi cuerpo, dispuesto a largos paseos al borde del mar, entre esas recuperadas arenas de la malagueta, camino adelante hasta llegar al final del Palo, donde el Tintero rifa los platos de pescaito frito y las gentes miran el azul del cielo y el verde del mar que anuncia las frias aguas de Marzo, entre olores a flores que anticipan la Semana Santa, esa que se anuncia entre visitas de Jaén y risas de Hugo, caminatas largas entre dulzura y mimos que el hombre solo añora y anhela.
Se aproxima la primavera y viene cargada de amores nuevos en los amigos del hombre solo, conciertos hermosos de música latina y la voz espléndida de Soledad Giménez, la que hace que salte alguna lágrima recordando a Presuntos Implicados y el calvete de oro que tocaba el bajo, recuerdos de otros tiempos donde la compañía era amada y las risas compartidas.
Días de teatro, jazz, pasión y lectura, entre letras italianas de Alessandro Baricco y Marcel Proust buscando el tiempo perdido; días en que el hombre solo se mira y reconoce en lo que es y quiere ser, recuperado ya de su vergüenza en caer en errores de siempre, de ser y darse a gentes que no son ni respetan, sabedor de que hace tiempo tomó la decisión de no cambiar y seguir con el alma limpia, entregarla y que cada cual haga lo que desee con el trozo que le correspondió, todo se muda y todo retorna, cada uno da lo que recibe y recibe lo que da, así canta Soledad Giménez versionando a un hombre que admira en su nuevo "Dos gardenias". Estoy con ella, algunos hablan de karma, otros cuentan en sus historias de contadores que existe un boomerang que es la vida, es lo cierto.
Continúa el hombre recuperando la normalidad, retorna a su mundo hospitalario y al intento de lucha por el imposible, mantener lo poco que queda de sano en mentes enfermas y animarlo a crecer. Invitación a charlas entre universitarios y exponer la experiencia jugando al teatro, enseñando a los nuevos a usar la palabra como tela de terciopelo que arrope la desesperanza del perdido entre el dolor. Las risas jovenes me recolocan en la realidad, es la risa la que salvara el mundo, no hay duda.
La casa del hombre solo huele a naranja y canela, esencias unidas en el quemador que abre las estancias donde se guarda la tranquilidad de un hombre que disfruta del tiempo pasando entre letras, musicas medievales y amigos que cuentan historias de amor.
Hummmm... !como huele la felicidad de bien¡¡¡


CONCHA BUIKA


MIÉNTEME BIEN


Si me mientes susurrando a fuego lento
Justo aquí bien pegadita a mi boca
No sabré si golpearte con mis pechos
O si dejarme arrastrar noche abajo de nuevo
hacia otra madrugada bohemia,

Reconozco que me enloquecen tus carnes
Reconoce que te enamoran las mías,
Así que si me mientes casi dentro de mi boca
Te regalo el resto de mis días,

Y es que hay mentiras que sientan tan bien
Que parecen verdades ocultas
Con secretos que endulzan la hiel
De las noches más tremendas y más oscuras

Así que si me mientes
Miénteme bien.
Porque hoy quiero engañarme de nuevo,

Ya no reino en esas noches orgullosas
En las que acabo amaneciendo triste y sola.

1 comentario:

fabi dijo...

Haykus!!!!
Primero de todo estoy feliz que vas recuperando dia a dia y poder desfrutar despacito de este sentido tan importante para el ser humano, que es olear a la vida!
La vida para mi tambièn es como un boomerang, porquè es verdad que todo te lo devuelve, recibe lo que das. Es una ley de la vida...

Sarà un gusto probar este helado argentino que me cuentas, pero ya sabes... soy una buena entendida en eso, y cuando vuelves en Roma te harè probar el mejor helado de el mundo que no es lo de p.za Navona ma de un "bar" pequeño ma mas famoso de la ciudad...
yo tengo que probar de mi amado sur todo los tipos de vinos!!!!!!! jejejejej y en esto sè que tu eres un buen entenditor!!!!!

Gracias Haykus, leerte y ser tu amiga es solo que un placer para mi!!!!!
Abrazos con sonrisar y positividad!!!!!