martes, 10 de marzo de 2009

La mirada curiosa

Encuentra la mirada en estos días de forzada permanencia casera y hemorragias postquirúgicas sin importancia pero molestas, entre palabras del siempre admirado Ray Loriga y músicas pop que llenan de vida los minutos seguidos de paciente búsqueda azul celeste, tras el cristal, y aparición de brotes en los jacintos, el rosal rojo y el otro chino de color amarillo, las calas que regalaron en pago a servicios de cariño prestados y que superan el nulo esfuerzo que supusieron, todo lo que crece y renace en esta primavera donde los amigos destapan amores que curan y, con miedo en los ojos aderezado de voz temblorosa, hablan de fines cuando apenas comienzan.
El hombre piensa que, sobresabido, todo lo que nace ha de morir, mejor esperar que llegue solo y no anunciarlo, mientras tanto vivirlo plenamente.
Se regocija, desde el salón acomodado y cada vez más íntimo, en las palabras de alegría que apenas salen de las bocas enamoradas que le visitan, con ramos de rosas blancas en las manos y tes aromáticos de cereza japonesa para pasar mejor el tiempo entre páginas que consuelan.
El hombre pasa el tiempo en conciertos, teatros, paseos, invitado a dar conferencias y gustoso de ser amigo querido en el que se piensa para enseñar a otros como disfrutar del trabajo estimado y vocacional, contando cuentos que encantan y haciendo bromas del dolor para curar.
Encuentra la mirada, decía, curiosidades de gentes que desconoce y se atrevieron a fundir creaciones originales, alguien que une la música nueva, esa que llega y gusta al hombre solo, con una obra maestra que paso sin mucha gloria y apenas pena de Ray Loriga, homenaje a la subcultura kogal en voz de Las Escarlatinas y sus "Vírgenes Shibuyas" junto a la otra mirada curiosa y nueva, atrevida y valiente en "Teresa, el cuerpo de Cristo".



1 comentario:

fabi dijo...

Espero que pases estos dia de recuperaciòn lo mas relajado y positivo, para que vuelvas mas grande y fuerte para dar la gana a esta vida...
que la musica y el arte te acompañe con gusto, elejendo tambièn, como siempre, algo de bello para nosotros!

Un abrazo desde aquì