martes, 26 de mayo de 2009


Se presenta un amanecer lleno de estrellas, un cielo espléndido y azul oscuro que marca de magia los puntos blancos, apenas perceptibles desde mi ventana. El graznido de una gaviota con insomnio me advierte de su compañía mientras dejo frescas de agua las plantas de la terraza: un trébol de cuatro hojas que florece en pequeñas malvas, los rosales que brotan y vienen cargados de rosas chinas amarillas y rojas, flores nuevas que la primavera despertó de las semillas plantadas con ilusión y aún desconozco su nombre, dejándome inundar por su belleza y olor en esta, aún madrugada, mañana que despierta y no me apetece andar. No quiero recorrer el largo camino hacia la estación del tren de cercanías, espero un taxi en la parada solitaria y Coralie Clement llena mi espera de dulzura, hace unos días que está comnigo y la sigo, me apetece dejarme llevar por la timidez.
Calles vacías recorridas sin prisa, a manos de un guapiiiiiisimo taxista, no imagina que la gente guapa trabajaba de noche y menos llevando taxis, se lo comento y se rie, conversa y se rie, acaba su turno y no me rio¡¡¡... ¿porque me sale un ligue a estas horas en que tengo que marchar a un trabajo que sé de antemano agotador en este día?... ¿porque no le doy mi teléfono y quedo en la tarde, cuando ambos estemos libres?... ¿porqué me regodeo en mirar los chorros del agua que un hombre vestido de verde fluorescente maneja en la limpieza de las calles mientras miro de reojo el cogote de un taxista musculoso y rapado que me encanta y al que me voy a perder para siempre?... ¿porque no aprovecho la oportunidad y me voy regalando una buena propina en pago de unas risas?.
Las mismas caras de cada mañana reparten y reciben buenos días... "¿Que tal vecino?"... "Buenas no le encontré estos días"... "Al fín acabó este trajín sin tren"... y es que hubo un tiempo de obras en Málaga, como siempre, pero esta vez nos afectaron, la señora de siempre en el asiento de siempre con sus compañeras de siempre y sus conversaciones de hijos... como siempre, me comenta que pensó en mí y en como me las habría arreglado para poder leer mi libro mañanero en el trayecto de camino al hospital y en un autobús.
Me parece sorprendente como el ser humano se acostumbra a lo cotidiano, a lo constante, a la costumbre y recuerda su falta por nimia que sea la presencia habida. Y sigo el curso del paseo marítimo mientras el agua del Mediterráneo brilla de plata y se viste de un gris azulado ante el sol naranja que levanta el vuelo en el horizonte, las gaviotas pescan y las barquitas nocturnas regresan a la lonja repletas de pescado fresco, jovenes ...y no tanto, van poblando la arena de piernas musculosas que batallan por carreras en el frescor del día.
Hermoso encontrar un mensaje a esta hora en el correo, un regalo de alguien que forma parte de un pasado alegre, repleto de cariño y hermano de lisonjas amistosas, me deja el corazón abierto que brota de recuerdos y sorprendido por su
dulce dedicación a mi persona. Se agradece despertar al día con las palabras, con el tiempo de alguien dedicado a tí, a mimarte y recordarte que fuiste importante en su vida, que te quiere, te piensa y necesita... !que bien sabe sentirse querido y respetado aun, ha pesar del tiempo, las ojeras, las patas de gallo y las cicatrices en el corazón¡¡¡
Me agradece en poema de Borges la amistad y me da su tiempo, tiende la mano y la aprieto en una llamada para decirnos un te quiero.
El día se presenta cargado de reuniones, más reuniones, y termina con reuniones... nos empeñamos en hablar y hablar para poder cansar con palabras al tiempo... menos mal que, de vez en cuando, decidimos trabajar.
Nuevas llamadas de teléfono me proponen citas literarias, otra semana cargada de actos, iré al teatro, a ver títeres, un concierto y acabaré participando en un encuentro para recitar a Benedetti en el recuerdo. Me apetece estar lleno de cosas para hacer, de gentes con las que estar y tiempo para cambiar de mundos, roles y descubrir facetas nuevas en la mente de un hombre solo que se rie con las vueltas que da la vida.
Y a quien conmigo va que sabe quien es y sigue a traves del tiempo, entre pinturas y silencios... no te dejare solo aunque no te tengo ni cerca ni lejos... para tí el fado.



Je n'osais pas te le dire
Encore moins te l'écrire
J'attendais le moment
Opportun, important
Je ne savais pas comment faire
Oh ! Mon Dieu quel enfer
Et par où commencer
C'est la timidité
Je ne savais rien de la vie
Ni de la dernière pluie
Près d'un petit ruisseau
De la vie en duo
Oui mais j'ai du me résoudre
A faire parler la poudre
A passer le turbo
Un soir au bord de l'eau

Ça valait la peine
C'est sûr
Ça en valait la peine
Ça valait la peine
C'est sûr
De te dire que je t'aime

Je n'avais pas de raison
De me priver
De ton beau regard azuré
Si longtemps désiré
Je n'avais pas l'intention
De sortir les violons
Mais avant le refrain
D'arriver à mes fins.
Je n'ai pas envisagé
Les remords, les regrets
J'apprécie mon bonheur
Dans la maison en fleurs
Et je n'ai pas regretté
D'avoir osé oser
Près du pont Mirabeau
Un soir au bord de l'eau

Ça valait la peine
C'est sûr
Ça a en valait la peine
Ça a valait la peine
C'est sûr
De te dire que je t'aime




Poema a los Amigos

de Jorge Luis Borges


No puedo darte soluciones para todos los problemas de la vida,
Ni tengo respuestas para tus dudas o temores
Pero puedo escucharte y compartirlo contigo
No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites estaré junto a ti.
No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas.
Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.
No juzgo las decisiones que tomas en la vida.
Me limito a apoyarte, a estimularte y a ayudarte si me lo pides.
No puedo trazarte límites dentro de los cuales debes actuar,
Pero sí te ofrezco el espacio necesario para crecer.
No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te parta el corazón.
Pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.
No puedo decirte quien eres ni quien deberías ser.
Solamente puedo amarte como eres y ser tu amigo.
En estos días pensé en mis amigos y amigas, entre ellos, apareciste tu.
No estabas arriba, ni abajo ni en medio.
No encabezabas ni concluías la lista.
No eras el número uno ni el número final.
Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero, el segundo o el tercero de tu
lista.
Basta que me quieras como amigo.
Gracias por serlo.




Unha casa portuguesa fica bem
pão e vinho sobre a mesa.
e se à porta humildemente bate alguém,
senta-se à mesa co'a gente.
Fica bem esta franqueza, fica bem,
que o povo nunca desmente.
A alegria da pobreza
está nesta grande riqueza
de dar, e ficar contente.

Quatro paredes caiadas,
um cheirinho á alecrim,
um cacho de uvas doiradas,
duas rosas num jardim,
um São José de azulejos
mais o sol da primavera,
uma promessa de beijos
dois braços à minha espera...
É uma casa portuguesa, com certeza!
É, com certeza, uma casa portuguesa!

No conforto pobrezinho do meu lar,
há fartura de carinho.
e a cortina da janela é o luar,
mais o sol que bate nela...
Basta pouco, poucochinho p'ra alegrar
uma existência singela...
É só amor, pão e vinho
e um caldo verde, verdinho
a fumegar na tigela.

Quatro paredes caiadas,
um cheirinho á alecrim,
um cacho de uvas doiradas,
duas rosas num jardim,
um São José de azulejo
sob um sol de primavera,
uma promessa de beijos
dois braços à minha espera...
É uma casa portuguesa, com certeza!
É, com certeza, uma casa portuguesa!

Amália Rodrigues


3 comentarios:

PEGASA dijo...

Que buena forma de empezar un día de trabajo. Que iba ha hacer yo sin personas como tú. Gracias, gracias, gracias, por hablar siempre con tu frescura característica y con tu saber estar.

fabi dijo...

Es solo que un placer entrar y leerte, Haykus, como siempre me haces reflecter y vivir lo que dices...
la musica portuguesa es divina, como el poema de Borges.
Gracias amigo, te deseo lo mejor y hasta pronto!!!!!

Abrazos :D

Nancy dijo...

Gracias Haikus! un placer leerte!
Te abrazo a la distancia.